10 de septiembre de 2007

Las Desventuras Del Joven Werther

Reconocido como uno de los más grandes escritores y pensadores europeos de los tiempos modernos, Johann Wolfgang von Goethe, (1749 - 1832) influenció profundamente el crecimiento del romanticismo literario. Mejor conocido por su poesía lírica, por sus novelas (Las desventuras del joven Werther es un claro exponente) y particularmente por su poema dramático Fausto, Goethe también hizo substanciales contribuciones a la biología, a la historia y a la filosofía de la ciencia. En 1773 se publica Las desventuras del joven Werther, obra clave del movimiento literario romántico en la que volcó su apasionamiento de entonces por Charlotte Kestner, que era la prometida de uno de sus amigos. Esta obra expresa el conflicto vital de quien se ha enamorado, exponiendo todo el pesimismo del amor imposible; tomando como motivo oportuno un suceso reciente que había constituido un verdadero escándalo social. - Un drama amoroso con final trágico. - Un exponente clave de romanticismo literario
...................................................................

Novela epístolar que puede ser comparada a un virus; "el virus de
la fiebre wertheriana" un virus que se contrae una vez que empieza a leerse esta mágica Novela y en su fase terminal puede llegar el "infectado" al suicidio. Tal cuál el joven protagonista de dicha novela. Esta novela puede compararse al fenómeno del enamoramiento, aquello que llega a la esfera existencial de un ser humano cualquiera y empieza a tomar conciencia de lo inutil que resulta la razón ante el sentir. Frase sumamente wertheriana es aquella que el protagonista dirige a su amigo Guillermo "quema todos mis libros, ya mi corazón arde bastante por sí mismo para poder aprender algo de una lectura" Toda la historia empieza cuando Werther se encuentra en una aparente paz espiritual carente de toda tribulación, llega a contemplar la naturaleza en su profundidad, se maravilla incluso del vuelo de las abejas, del rocío matinal y del sonido del viento, que para el no es más que una hermosa sinfonía de vida. En uno se sus dias mas cotidianos topa su mirada con la escencia del ser más puro que en su vida había contemplado, Carlota, de la que se enamora de manera asfixiante y no puede más que ataviarse de su existencia que se hará indispensable para el pobre Werther, no sólo es su físico, sino tambien sus acciones, su actitud, su olor, su sombra... No puede el pobre sino respirar por cada poro de su piel el amor que siente por Carlota y lo imposible de éste ya que Carlota esta comprometida con el joven que ella ama con toda su alma Alberto. Werther piensa en odiar a ese extraño que de improviso se convierte en el peor enemigo que un ser humano puede tener, aquel enemigo que es capaz de arrebatarle la felicidad de un sólo tajo, sin embargo no puede, ya que Alberto es el hombre mas puro, leal y noble que Werther a conocido. Sin más razón que la fría y dura pared de la realidad piensa que tal vez la distancia y el tiempo serán la medicina que lo libre de este mal que se llama "impotencia" pero al pasar el tiempo su corazón siente nauseas y sabe que no puede escapar a ningún lugar ni a ningún tiempo. Regresa donde Carlota y Alberto y pretende relacionarse amistosamente con la pareja, cree que tal vez el simple hecho de verla aminorará su pesar, sin embargo produce el efecto contrario. No puede más, va con su amigo Alberto pide prestadas sus pistolas, lo ha contemplado todo. Piensa en el final no sin antes decir todo aquello que guardaba en sus entrañas podridas por el amor cuando no es posible y Carlota no puede más que llorar y alejarse. Werther espera la noche adecuada para dejar esta pesada carcel de situaciones cotidianas y de dispara en la sien...lo demás es lo de menos...una tumba fría, una sepultura pobre, un velorio triste...y Carlota llorando frente a la ventana mirando las gotas de lluvia lamer el cristal por el que alguna vez ella observó acercarse a Werther.