10 de septiembre de 2007

A orillas del río de piedra me senté y lloré

En toda historia de amor siempre hay algo que nos acerca a la eternidad y a la esencia de la vida, porque las historias de amor encierran en sí todos los secretos del mundo. Pero ¿qué ocurre cuando la timidez sacrifica un amor adolescente? ¿Y qué sucede cuando, al cabo de once años, el destino hace que una mujer reencuentre a su amado? A ella, la vida le ha enseñado a ser fuerte y a dominar sus sentimientos. A él, que posee el don de la curación, la religión le ha servido como refugio de sus conflictos interiores. Pero a ambos les une un solo deseo: el de cumplir sus sueños. El camino que habrán de recorrer es escabroso, y el sentimiento de culpa un obstáculo casi insalvable. Pero será a orillas del río Piedra, en un pueblecito del Pirineo, donde ambos descubrirán su propia verdad. la razón. Tras once años, una mujer se reencuentra con su amado. La última vez que se vieron eran todavía adolescentes. Hoy, la vida los ha llevado por caminos muy distintos: ella vive en Zaragoza, prepara oposiciones y ha aprendido a dominar sus sentimientos. Él ha viajado por todo el mundo, posee el don de la curación y ha encontrado en la religión un refugio para huir de sus conflictos interiores. Pero en el reencuentro, a ambos los unirá un único deseo: el de cumplir sus sueños. A orillas del río Piedra me senté y lloré es una novela sobre el amor y la esencia de la vida, porque las historias de amor encierran en sí todos los secretos del mundo.

....................................................................
Paulo Coelho nos cuenta la historia de como Pilar, una mujer que tenía todo en su vida planficada, de pronto se ve ante la disyuntiva de si seguir o detenerse, cuando se encuentra con su amigo y primer amor de infancia. El, con una filosofía de vida, totalmente distinta a la de ella, poco a poco le va enseñando a conocerse, a permitir los errores, y a ver que la vida es una cuestión de "total entrega". Pero sobre todo, le enseña a Pilar, y a todos nosotros, que los miedos se vencen, y que no hay nada en este mundo que no se pueda sobrellevar. Además, Dios no nos da nada en nuestro hombros que no
podamos cargar. El amor, no se trata de sexo, o de besos. Se trata de amar al prójimo, de sentirse feliz y sobre todo de estar en paz con uno mismo. Mientras leía, conocí a La Otra, ese ser que a veces no nos deja seguir adelante. Son esos pensamientos de "yo no puedo" o "voy a hacer el rídiculo" aún sin antes haberlo intentado. Es el miedo a lo desconocido, y quizá lo peor: por culpa de ese miedo nos estamos perdiendo grandes y valiosas oportunidades. A orillas del río Piedra, me senté y lloré es un libro encantador, transparente, fácil de leer y sobre todo, nos dice que la vida está llena de bellos momentos, y que sólo se necesita un poquito de atención para descubrirlos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

es muy lindo el libro
me encanto


pero tengo un problema

TENGO LA PRUEBA MAÑANA

Y ME PREGUNTAN

¿CUALES ERAN LOS PIRINEOS?
¿DAR TRES RAZONES X LA CUAL LA RELIGION ELLOS NO SE PODIAN AMAR?

PORFAVOR RESPONDAME

ESTRELLA-15_@HOTMAIL.COM


PLISSS



AMO A COHELO.. ES EL MEJOR ESCRITOR....


.:::.COTTHEE..:. Xp

ARACELIS dijo...

HOLA ES EL LIBRO MAS HERMOSO QUE HE LEIDO. CREO QUE LO LEI CUANDO EN EL MOMENTO MAS CRITICO DE MI VIDA Y ME IDENTIFIQUE TANTO CON LOS PERSONAJES QUE LO LEI EN MAS DE UNA OCASION

Maria Jesus dijo...

guaaa!! me ha encantado espero que os guste el mio

libro